Encontrar mi fecha de corte

BUJO (Historia Corta)

2020.04.12 02:41 paxacutic BUJO (Historia Corta)

Le pedí a mis seguidores en IG que propusieran premisas para escribir 15 historias cortas en 15 dias. en total fueron 25 premisas, esta es la primera de ellas elegida por un randomizer en la web, cada dia publicaré una y comenzare a escribir otra.
Premisa: Te despiertas con dolor de cabeza, vas a tu trabajo y todos estan sorprendidos de verte, llevas desaparecido 3 años
Tiempo: 4 horas y 4 minutos
Revisiones: 2

-------------------------------------------------------------------------------------------
BUJO
de: David Main
Mientras se disipaba la neblina de mis ojos al amanecer, trataba de descifrar una serie de números escritos en la pantalla de mi teléfono, no lo tenía registrado y el mensaje que había llegado unos 40 minutos antes leía: “sé que dijimos que nunca más, pero necesito que lo hagamos una última vez”. Limpie mi rostro y me encontré con la ausencia de Verónica a mi lado, hasta su olor se había ido antes de que yo me despertara, cada día siento que se lleva tajos más grandes de sí misma, aunque su ausencia me permitió volver a leer aquel mensaje con más calma.
Traté de recordar ese orden particular de números añadidos a algún contacto que pudiera haber borrado en los últimos meses mientras entablaba mi amistad y ahora relación con Vero, pero nadie me venía a la mente, al menos nadie que mereciera una segunda oportunidad. Al borrar el mensaje pude ver la hora y tiré mi celular a un lado para poder revolcarme en la miseria de que la alarma había sonado 45 minutos antes y ya no había tiempo para el desayuno.
Tome una ducha revoloteando entre el afeitado, el cepillado y el colirio en los ojos para sustituir superficialmente la taza de café que podría calmar este dolor de cabeza que no me deja pensar. Llegaría a la oficina y luego de los saludos respectivos iría a calentarme una taza en el microondas… no debí borrar el mensaje, pude haber averiguado quien era, seguro era un numero equivocado, pero igual, a lo mejor esa persona piensa que el verdadero receptor la está ignorando y no es justo, no debí borrarlo, y ¿si era para mí?, Verónica se ha vuelto una rutina agotadora de fingir interés en sus insignificancias extrapoladas por tanta carencia afectiva… Quizá pueda encontrarlo en alguna carpeta de mensajes borrados, y llamo al número, solo por ayudar, solo por sacar de dudas a esa persona.
Me tiré encima la camisa blanca y la corbata amarilla de los martes, me pareció curioso que el olor a naftalina hubiera penetrado tanto mi ropa desde la última ronda de lavandería hace solo dos días y tuve que pasarle un pañito húmedo a mis cuatro pares de zapatos para quitarles el polvo que opacaba ese brillo aplicado religiosamente los domingos. Hice el chequeo correspondiente en cada uno de mis bolsillos para que no se me olvidara nada en el apuro del retraso, cartera en el bolsillo derecho del pantalón, pañuelo que hace juego con la corbata en el interno del saco a la derecha, tome mi cuaderno de apuntes y revise el celular por mensajes que me dieran pistas de la rutina del día, la pantalla estaba iluminada por un número desconocido y sus 4 llamadas perdidas, ¿es ella, o es un el?, ella seguramente, aunque “necesito que lo hagamos una última vez” suena más a él, a hombre intenso pidiendo una última oportunidad para un polvo de lastima, más tarde le escribo, en la hora del almuerzo, a lo mejor le saco un buen rato a todo esto.
Encontré dos mensajes relevantes, uno de mi padre pidiéndome dinero para comprar sus pastillas y uno de Vero diciéndome con su versión pegajosa del amor que no olvidara la harina de trigo, ayer no la anoté, así que la había olvidado, pero escribí ambas peticiones en mi diario del día, guardé el celular en el bolsillo interno a la izquierda de mi saco y el diario con mis tareas en el izquierdo del pantalón junto a mi bolígrafo y su tapa.
Revisé que todo excepto la nevera estuviera no solo apagado si no desenchufado y salí tan rápido como pude sin agitarme demasiado.
En el camino le escribí a Vero, guardada entre mis contactos simplemente como Amor, me sentí tentado como tantas otras veces a cambiar ese calificativo a su nombre de pila, quizá eso haga que el final sea más sencillo, cuando se vaya no tendré que cambiarlo, y cuando venga la siguiente no tendré que explicarle por qué en lugar de crear el contacto “amor” solo modifique los datos, no quiero dejarla, eso sería demasiado ruido, quiero que se vaya, que tome la decisión propia de recoger sus maletas e irse un día dejando solo una nota de adiós firmada dramáticamente con un par de lágrimas, pero su baja autoestima le permite aguantar tantos abusos y además se culpa por ellos, ha sido imposible zafarme de esto, pero pensare en eso cuando la cabeza deje de dolerme, después del café, por ahora un mensaje de buenos días será suficiente, y un “te extrañe esta mañana cuando me desperté y no estabas a mi lado”, a ella le gustan esas cosas, yo las encuentro innecesarias, quizá sea esa la razón, quizá por eso termine de irse, quizá sería mejor si borro esa última parte.
Al entrar al vestíbulo saludé de nombre a algunas personas que no me regresaron la cortesía y algunas otras me saludaron de una forma tan efusiva que me pareció exagerado. Me tuve que detener en la entrada de la oficina cuando mi tarjeta magnética no me dio el acceso, y fue una mujer joven que no había visto antes quien con una sonrisa amable y un carnet igual al mío me invito a pasar antes que ella. Le agradecí el gesto con una sonrisa y la típica línea de “cuando uno anda más apurado…”.
Los pasillos me eran familiares pero las cámaras de seguridad no, había algunas decoraciones que no recordaba y tantos rostros nuevos que por un momento pensé haberme equivocado de piso. Continúe mi recorrido hasta el cubículo a la izquierda del medio donde iba a pasar las próximas 8 horas de mi vida y al llegar había un hombre de pie recostado de mi escritorio mientras hablaba con la vecina del cubículo contiguo, le pedí disculpas y el me ofreció ayuda, le pregunte que si había algo malo con mi computadora y el hombre dijo que no, entonces le pedí permiso para poder sentarme y este me respondió que no podía sentarme allí porque ese era su puesto de trabajo, sonreí buscando alrededor a alguien que pudiera aprobar el humor en la situación pero solo vi un mar de rostros apáticos.
- ¿nos cambiaron de puestos?
Pero aquel hombre respondió que no sabía que decirme, que él había estado sentándose en ese puesto por… y miraba a su vecina de cubículo… ¿dos años? Y ella asentía con cada palabra. Puede ser el dolor de cabeza o la falta de café, miré alrededor para ubicarme mejor y reconocí la vista a mi derecha, los edificios más altos donde seguro había gente con mejores trabajos que el mío y mejores sueldos que el mío y con vidas menos aburridas que la mía. Y pude ver que aquel hombre entro en modo defensivo cuando dejo de recostarse del escritorio y se paró pecho a pecho frente a mí, una avalancha tibia comenzó a recorrer mi cuerpo desde el abdomen en todas direcciones y sentí el impulso de cerrar mis puños. En lugar de eso, abrí mis palmas a la altura de mi pecho y hacia el.
- No hay problema – le dije manteniendo un tono amable – voy a recursos humanos para que me digan que fue lo que pasó, no hay problema.
La oficina de recursos humanos estaba al final del pasillo, detallé a cada persona y cada conversación sin escuchar familiaridad en ninguna de esas voces o rostros, pero supe que estaba en el lugar correcto porque reconocía las oficinas donde entraba a robarme grapadoras y mouse pads solo para sentir ese aventón de energía en la boca del estómago que nunca pude descifrar, pero tenía el encanto incomodo de insertar un hisopo profundo en mi oído.
Aún estaba cerrada, antes de seguir dando vueltas preferí ir directo al área del comedor, me tomaría una pastilla y una taza de café, seguramente es un error mío, siempre se me olvida todo, por eso me gusta usar los diarios, cada vez que necesito hacer memoria solo tengo que revisarlos, año, mes, día, todo está ahí, al punto de que si no los tuviera guardados desde hace más de 10 años estoy seguro que no recordaría lo que paso ayer.
Tomé una pastilla para el dolor de cabeza con un poco de agua en vaso de papel y me senté a masajear mis sienes con los ojos cerrados esperando que el café diera sus vueltas respectivas durante un minuto en el microondas, y un dolor que tiño la oscuridad de mis ojos cerrados con rojo se apodero de mi al sentir una palmada en el hombro derecho, solté un quejido y encontré colgada en el aire la disculpa de una voz que por fin sonaba familiar.
- Coño disculpa ¿Tatuaje nuevo?
- ¿Cómo? - Le respondí a Henry, es quien maneja Recursos Humanos, seguramente estaba en el baño aprovechando el momento en que todos están socializando en sus cubículos para estar solo en su templo
- En el hombro ¿o es alguna lesión?
- No, no sé, pero me desperté con un dolor de cabeza horrible y ahora me duele el hombro
- ¿Y aquí vienes a liberar la tensión?
Ambos sonreímos pero dudo que haya sido por las mismas razones, cuando sonó el pitido del microondas le ofrecí café pero no acepto, le hable sobre el hombre sentado en mi puesto de trabajo y Henry me contesto que sí, que era “Marquitos”, y cuando le pregunte que hacía “Marquitos” en mi puesto de trabajo, Henry me contesto “tu trabajo, pero mejor”, y mientras soltaba una de sus risas corporativas sentí la vibración de mi celular iluminado con un “Número desconocido, 9 llamadas perdidas”, me apresure a escribir un mensaje de respuesta diciendo simplemente “Numero equivocado”, quise aclarar lo del tal Marcos estaba haciendo mi trabajo pero Henry hablo antes que yo.
- ¿Qué has hecho últimamente?
- ¿Ultimamen…? - - ¿desde ayer? – y sentí que mi tono no fue tan amistoso en esa última parte
- Si bueno, últimamente, o... ¿Qué vienes a hacer por aquí? ¿andas buscando trabajo?
Por su expresión, seguramente levante la voz, el dolor de cabeza empeoraba y aquella lava que parecía recorrer mi cuerpo en calma apilaba unos vapores que presionaban contra mis cuerdas vocales, quería gritarle y sabía exactamente que decirle, con el pulso firme me lleve las manos al rostro y sin mirarlo directamente intente hablar en el tono más monótono que pude.
- ¿Me botaste y la manera de decírmelo es poniendo a otro a trabajar en mi puesto sin avisarme? – pero seguramente levante la voz…
Henry buscaba en mi mirada algo que le diera continuación a nuestro intercambio amigable, pero lo que hallo fue una ira creciente que perfumaba el ambiente en bilis y cianuro, se puso de pie y me lanzo una de sus sonrisas condescendientes y me hizo la sugerencia de que me terminara el café y que cuando me calmara un poco pasara por su oficina, antes de irse me dijo que era un placer volverme a ver mientras me extendía la mano, le regrese el gesto sin levantarme del asiento.
Pasaron unos 10 minutos y volví a revisar mi teléfono
[No es un numero equivocado, Víctor, ¡te necesito!]
Bueno, sea quien sea sabe mi nombre
[Quién es?]
Deje el teléfono en la mesa esperando la respuesta y presioné mis ojos con los pulgares para disipar el efecto que la luz blanca tenía sobre mis ojos sensibles. No hubo respuesta inmediata, respire profundo y me dirigí a la oficina de Henry y por allá a lo lejos escuche otra voz familiar llamando mi nombre
- Víctor!
Y me preguntó que como estaba en medio de un abrazo fuerte, ella había empezado hacia unos meses y me toco a mi enseñarle donde estaba cada cosa en la oficina, los nombres, lugares cercanos para comer, nunca hemos entablado conversación fuera del entorno laboral, pero parecía muy feliz de verme, preguntó que cómo estaba, que cómo me había ido, que en qué andaba y yo trataba de responder con una sonrisa y un “bien, bien, todo bien” a cada una de sus preguntas que incrementaban exponencialmente mi propia duda de estar en el lugar correcto, hasta que se me ocurrió preguntarle…
- Vicky, ¿hace cuánto que no nos vemos?
El frio que recorrió mi espina encontró un aliado en la vibración del celular en mi pecho y aquel número desconocido
- Cómo… ¿3 años? Más o menos.
Me aleje de ella con la excusa de tener que atender la llamada entrante y la promesa de pasar a verla antes de irme, deslice el circulo en la pantalla hacia el icono verde y escuche un apresurado
- ¡No vayas a colgar!
Era una ella, ¿quién eres? Fue la pregunta más apropiada pero nuevamente el dolor punzante en mi hombro fue alborotado por una palmada de saludo, esta vez me doblé del dolor y escuché a Henry nuevamente disculparse
- ¡Coño marico es que se me olvida!
- Tranquilo – diciéndole también a la mujer al otro lado del teléfono que no iba a colgar, que me esperara un momento
- ¿Todo bien? - Cuestiono Vicky con mas preocupación que duda
- Si, dame chance y voy al baño a ver qué es lo que tengo en el hombro que me duele tanto, ya vengo
Frente al espejo prístino de aquel baño con luces automáticas y lavamanos con sensores de movimiento, pude ver los vasos rotos que el colirio no pudo disimular en mis ojos, enjuagué mis manos hasta que estuvieran lo suficientemente frías para pasarlas por el rostro y cuello secándolas con el pañuelo amarillo antes de recoger el teléfono a un lado del lavamanos y continuar con la conversación
- Aquí estoy
Dijo mi nombre completo seguido de la dirección exacta de mi apartamento, describió mi cabello castaño hasta el último detalle del corte barato, el marrón de mis ojos con una precisión pantone y mis comidas favoritas dependiendo del humor y la ocasión. Yo iba quitándome el saco y aflojando la corbata hasta notar una forma diminuta de X en puntillismo que había penetrado la tela de mi camisa blanca. Desabroché suficientes botones para poder llegar a distinguir claramente una serie de diminutos puntos equidistantes en mi espalda cruzados con una X, todos menos uno. Con el pañuelo húmedo limpié la sangre del penúltimo que estaba tan fresco, hinchado y mal curado que no pudo haber tenido más de 24 horas en mi piel, solté un quejido de dolor inesperado y ella al otro lado del teléfono se detuvo.
- ¿Paso algo?
- Tengo… algo en la espalda
- Los tatuajes – respondió ella sin dudar un segundo. Sin perder detalles en como tenía tanta información sobre mi le pregunte cuales eran sus intenciones
- Hoy no sabes quién soy, pero ayer lo sabias, y tienes que venir porque necesito que seas quien eras ayer
El silencio era la única respuesta aceptable en ese momento y ella seguía insistiendo, llamándome por mi nombre, mi nombre que sonaba tan extraño en esa voz que no había escuchado jamás y al darle mi mejor discurso de “no sé quién eres o que quieres, pero si me vuelves a llamar voy a llamar a la policía” ella interrumpió para decirme
- Tus diarios, los tengo todos
- ¿Cuáles diarios?
- Los que has estado llevando durante los últimos 3 años – respondió cortante y segura – no tienes que creerme a mi Víctor, pero puedes creerte a ti mismo
Salí corriendo del baño y hacia la puerta, el vestíbulo, la calle, el metro, mi casa. No supe si le conteste a Henry su comentario de “que no vuelvan a pasar 3 años…” y le escribí a Vero un mensaje de “dónde estás?” seguido de otro preguntándole si había recibido alguna llamada extraña el día de hoy. Subí a revisar mi caja de diarios pasados, todos estaban allí, semana a semana, mes a mes, año a año, mis rutinas, mis canciones descubiertas, mis metas logradas y las que fueron dando paso a cosas que requerían menos esfuerzo y compromiso, la pantalla de mi teléfono aun brillaba con el “Número desconocido, 15 llamadas perdidas” y en la numero 16 conteste
- Todos están aquí, mis diarios, no falta ninguno
A lo que ella respondió con un simple y lapidario
- Revisa las fechas – y colgó
Estaban ahí todos, 2010, 12 meses, 2011, 12 meses, 2012, 2013, 2014, 15, 16 y 2017 con sus 7 meses hasta el presente que es el octavo, no falta uno solo, agosto 2017 leí en la portada del que estaba usando en ese momento, comprar harina de trigo y transferirle a papá, no hay error, yo no cometo errores, para eso son los diarios.
Tomé nuevamente el teléfono para llamar a aquella mujer y poner en evidencia su error cuando en la pantalla de bloqueo pude leer la fecha y la hora de hoy, 10:45am, martes 7 de abril, 2020.
Mi estómago se hizo un nudo que se deshizo al instante en un líquido frio y denso que congeló todo rastro viscoso de lava hasta la planta de mis pies, 3 años, 2017 al 2020, 3 años, debe ser un error, pero al encender la computadora me lo confirmó, intente llamar a Verónica, pero en el momento volvió a brillar mi pantalla con aquel “número desconocido”, que comenzó a recitar:
Agosto 2017, Quiero tomar toda esa amalgama de pensamientos que me invaden y exteriorizarlos.
Y continuó:
Entrenamos nuestras mentes para perdonar, para aceptar, para olvidar. Pero yo, yo no tengo nada que olvidar, que perdonar, pero si mucho que aceptar, he estado vigilado desde siempre, padres, maestros, jefes, cuya autoridad me ha mantenido caminando por esta línea recta de moralidad, la estabilidad y la normalidad. A tal punto que cuando ellos no están me vigilo yo mismo con sus propios métodos, sin voz ni decisión sobre mi propia vida ni mis propios actos, tomando cualquier oportunidad por insignificante que sea para darme una pequeña dosis de lo que podría ser. Pero de ahora en adelante, lo que podría ser, ¡será!
Y concluyó diciendo:
- ¿Suena a algo que escribirías tú?
Inmediatamente partí a la dirección que me había dado, me tomó poco más de hora y media encontrar el lugar y otra hora y media antes de armarme de valor para entrar en aquel edificio que albergaba el apartamento 11-B con vista al oeste.
Cuando abrió la puerta me sorprendió su fragilidad, no más de 26 años, delgada, cabello recogido, en shorts y franela de pijama. Entré en silencio asegurándome de no ver alguna sombra extraña o escuchar algún sonido que indicara la presencia de un tercero, ella cerró la puerta detrás de mi sonriendo “no hay nadie” dijo mientras leía mis pensamientos como si hubiese entrado en un lugar familiar para ella. Se presentó como Adriana, aunque sospeche que no era su nombre verdadero, me ofreció café a lo que me negué pidiéndole de inmediato que me mostrara los diarios si no era problema, apuntó a un pasillo a la derecha que conducía a uno más breve que se bifurcaba en dos cuartos, uno usado como habitación y el otro como estudio.
Entré en el estudio y me acerqué a una caja endeble llena páginas y páginas en orden de días, meses y años, a veces incluso horas, páginas y páginas enteras de narrativa intensa que detallaba desde el color de ojos hasta las medias de personas que nunca había conocido, la lectura de labios de conversaciones que nunca había tenido y canciones para armar playlists sugerentes que me hicieran entrar en el humor y la conciencia de aquellos personajes.
Encontré de mi puño y letra palabras que destilaban sangre y una crueldad sin límites. Mientras ella me explicaba, yo estaba maravillado con aquel sistema que aún no entendía, pero mi naturaleza de hábitos sentía orgasmos al ver las calificaciones de 0 a 5 estrellitas debajo de cada nombre inédito en la portada, “Sancho” se leía en uno, 3 estrellas, “Homero” en otro, 2 estrellas. Adriana me explico que la calificación era dictada por el nivel de dificultad y disfrute del proyecto, 1 estrella era una experiencia vacía y demasiado fácil, 5 estrellas eran ideales, pero según ella solo lo logramos una vez. todos estaban identificados por numero en la parte de atrás, encontré niveles de sadismo y tortura que devengaban en una corriente de éxtasis catártico al centro mismo de mi sexo, y entonces, ella.
Ella que venía a limpiar el desastre, ella que venía a degustar en donde fuera y en cualquier entonces aquel torrente de excitación enfermiza que deslizaba en su lengua despertando cada una de las papilas gustativas de su morbo, ella con sus ojos inmensos que hiperventilaba y sufría taquicardias de gusto al ver como yo terminaba una vida tras otra después de que su encanto de sirena en tierra las atraía, ella que disfrutaba saber que yo era capaz de hacerle esas cosas a cualquier persona, incluyéndola, ella que me pedía que la ahorcara como en el diario de septiembre del 2018 que tenía una calificación de 4 estrellas, ella que me pedía que me riera mientras la dejaba amarrada a la cama, llorando, cubierta de mi saliva y su sangre, supurando en hematomas y quemaduras de cigarrillo como en mayo del 2019 con calificación de 3 estrellas, ella que me pedía que le pusiera el cuchillo entre las piernas y la dejara sentir el filo rozando su piel como en febrero del 2018, ella que quería vivir en la incertidumbre de si la muerte le permitiría renacer una vez más entre mis brazos.
Era yo en todas y cada una de esas líneas, ese yo que finalmente podía leer sus propias vísceras para complacerlas en cada capricho, era yo en cada página, y me perdí tanto en la lectura que devore casi la mitad de los diarios en la caja antes de poder reaccionar y hacer una cuenta mental, hay solo 19, dijiste que eran 3 años, 3 años son 36 meses, y ella me contesto que en total habían 28, de esos 28 solo 27 estaban terminados, pero que las condiciones nunca fueron ideales para el numero 28, por eso a tu ultimo puntito en la espalda le falta la X
- ¿Pero y donde están los demás? ¿Dónde está el numero 1? – sentía ese aventón enérgico mezclado con el vapor acumulándose en la parte de atrás de mi garganta
- Vienen en camino
Me quiero quedar con ellos, todos y cada uno de ellos, los quiero, son míos, y quiero el número 1, quiero saber cuál fue esa experiencia de 5 estrellas que nunca pude repetir con nadie más, Adriana no puso objeción alguna, pero si una condición, yo tenía que convencer al hombre que venía en camino de dármelos, pues él los quería también.
En lo que a mi concernía todo aquello era ficción, pura ficción, yo no soy capaz de esas cosas, no tengo en mi la falta de humanidad para arrancarle la yugular a un hombre de un tajo con mis dientes solo porque el azar lo puso ese mes frente a Adriana y este cometió el pecado mortal de devolverle una sonrisa, yo no soy esta persona descrita en los 19 diarios. Pero ella insista que sí con una sonrisa de calma y me invito a seguir leyendo mientras iba a preparar café.
- Pero ¿cómo es que no recuerdo nada de esto?
- Para eso son los diarios, escribes para recordar, si no los tienes no recuerdas
Fue entonces cuando sonó el timbre, Adriana responde a la puerta y escucho un intercambio de voces que se fueron intensificando y fluctuaban entre una conversación íntima y una discusión de la que no quieres que tus vecinos se enteren. Entre la duda de si debía salir o esperar algún tipo de señal me volví a desaparecer en la lectura de aquellos códigos, un signo para tareas pendientes, otro para tareas no completadas, había formas de conectar eventos con un simple trazo, debí estar realmente inspirado para lograr semejante simplicidad, entonces la discusión dominada por el hombre llamado Cristian empezó a ser más evidente, al igual que sus razones, él estaba fraguando un chantaje por los diarios, y Adriana no se los iba a dar, todos queríamos aquel material, el para explotarlo, ella para fantasear y yo para conocer de lo que soy capaz, traté de absorber cada línea disponible a mis ojos antes de que la inminente acción se hiciera obligatoria, y tuve que estar de acuerdo con aquella voz que se colaba por los espacios voyeristas entre el marco y la puerta cuando dijo “no sé cómo eres capaz de semejantes cosas y además de protegerlas como si fueran sagradas”.
Adriana trataba de distraerlo negociando, la mitad para ti y la mitad para mí, 24 y 24, pero Cristian no aceptaba, era todo o la policía, y pude escuchar a Adriana cuando le dijo en voz fuerte y clara “¡Ay está bien Coño! ¡Llévatelos todos! Están aquí en el estudio, ven”
Y entendí su plan, como siempre, ella los atrae, yo… me encargo de lo demás
El dolor de cabeza había desaparecido por completo, mis ojos podían detallar un cabello a 20 kilómetros, sentía cada paso que daban en mi dirección y la compresión y expansión de sus pulmones inhalando y exhalando lo que él no sabía eran sus últimas bocanadas de aire.
Lleve mi mano al bolsillo izquierdo del pantalón y le quite la tapa al bolígrafo, la boca de mi estómago se había abierto hambrienta y salivaba tanto que tuve que usar la manga de mi camisa para limpiarme la barbilla, podía sentir la sangre hirviendo desde la planta de mis pies llenando de un vapor que escapaba de mi cuerpo a una velocidad inmedible por cada uno de mis poros. Pasó solo un segundo desde que la mano de Adriana giro el pomo en la puerta hasta que mi bolígrafo azul estuvo clavado a la derecha de la tráquea de Cristian, que sacaba la lengua y abría sus ojos hasta que se desorbitaron de sus cuencas, que giraba sobre su propio eje tratando de coordinar sus manos para quitar aquel objeto que era mi emisario para robarle la vida. Mi espalda estaba contra el muro y la duda desapareció de mí, puse mi mano en su frente mientras Adriana expectante mordía sus labios y lengua exhalando como un toro sobre estimulado antes de la faena, lo lleve contra el muro y ante su intento de pelear solo tuve que esquivar sus manos torpes, retire el bolígrafo de un tirón y volví a insertarlo del otro lado de su tráquea, los orificios excitados por el aire apresurado tratando de llegar a ninguna parte expedían chorros de sangre que se achicaban y se agrandaban como el espectáculo de una fuente, boqueaba y sentí su temperatura cambiando en la palma de mi mano, sus labios transitaron del blanco al morado y sus ojos se perdieron en algún lugar detrás de su cabeza, lo deje caer y mientras su cuerpo inerte se derramaba a mis pies. Le die a Adriana
- los quiero todos
- te hago la última X si me dejas el 28 –respondió- yo puedo terminar de escribirlo
Al llegar a mi apartamento, sin terminar de limpiarme de lo que había sucedido un par de horas antes y temiendo que la mañana se vuelva a robar mis recuerdos, saque los 27 tomos y los tiré sobre la cama buscando desesperadamente primero, di vuelta a cada uno para buscar el número que los identificaba hasta que, al fin, allí estaba, aquella descripción que mi cuerpo ansiaba, salte directamente a la última página para leer:
No pensé que fuera tan sencillo, escribirle después de 7 meses para pedirle que habláramos con aquel cliché de que teníamos que cerrar ese ciclo definitivamente. Llegó a mi apartamento y entro a la habitación, Vero esperaba detrás de la puerta…
Cerré el diario inmediatamente y escrito en bolígrafo azul sobre un desgastado cartón amarillo, en mi puño y letra, y con calificación de 5 estrellas, estaba aquel nombre que había resumido simplemente a la palabra “Amor”.
-----------------------------------------------------------------

Proxima Premisa: Relato Erótico
submitted by paxacutic to escritores [link] [comments]


2020.02.26 04:30 CrackerDragonBlue BTS - The Truth Untold

BTS - The Truth Untold
https://www.youtube.com/watch?v=IjBpqsHLSrk

https://preview.redd.it/9dtai90bs6j41.png?width=743&format=png&auto=webp&s=27df42d342b601fe1b14a688870d35bbcbac32e3
Cove en español BTS BTS ARMY ( Jungkook V Jimin Suga Jin RM J Hope ) Jungkook de BTS V de BTS Jimin de BTS Suga de BTS Jin de BTS Rap Monster de BTS J Hope de BTS
EXPLICACIÓN The Truth Untold está inspirada en la historia "La Città Di Smeraldo" que tiene lugar en una pequeña ciudad de Italia, entre los años 1500 y 1600. Esta historia habla sobre un hombre que era 'feo' y a causa de su aspecto, recibió mucho odio y crueldad, así que decidió encerrarse en un viejo castillo. Su única felicidad consistía en plantar flores en su jardín. Un día apareció una mujer, saltó la verja del jardín y robó una flor, haciendo enojar mucho al hombre. La mujer volvió por más flores durante las noches siguientes, así el hombre comenzó a esperarla y sentir curiosidad, hasta que un día notó que la mujer vendía aquellas flores para ganarse la vida. Desesperado, él quiso ayudarla, quería enseñarle técnicas para plantar flores, quería enseñarle todo lo que sabía sobre jardinería, pero tenía miedo de que le aterrorizara su aspecto. Llegó a la conclusión de que la única manera en que podría ayudarla era dejar que siguiera robando flores de su jardín. Además decidió crear una flor única y nunca antes vista, para que pueda ser vendida a un elevado precio. Después de muchos intentos fallidos lo logró y llenó su jardín con aquella creación única en el mundo, la Flor Smeraldo, pero la mujer dejó de venir, por más que esperara noche tras noche ella no aparecía. Al tener miedo de que se marchara, decidió ir al pueblo a buscarla, cubriendo su rostro con una máscara, pero descubrió que la mujer había muerto. Se lamentó por no tener el valor de hablarle en aquel entonces, ya que ella murió a causa de su pobreza. En la historia el hombre no se amaba a sí mismo y tenía miedo de que ella lo rechazara por su apariencia. Si se hubiera amado a sí mismo, podría haberle mostrado su rostro a la mujer y haberla ayudado antes.


https://preview.redd.it/f8lsk4jrs6j41.png?width=740&format=png&auto=webp&s=a34408d33ebd1376556a8cb75e5b2263cfcae1cc

1era Historia] El desafortunado encuentro con “Smeraldo” prologo de la historia

Hola, soy el florista “Testesso”
La razón por la cual abrí este blog es para presentarles una flor muy particular llamada “Smeraldo“. Estoy alistando todo para abrir mi florería especializada en Smeraldo, por mediados de Septiembre.
Algunos de ustedes van a pensar que este blog es sólo para promocionar mi florería, pero creo que mi encuentro con Smeraldo no es meramente por negocio

La primera cadena de mi destino con Smeraldo tiene lugar hace 5 años. Estaba estudiando en el extranjero en Dakota del Norte, en el centro de Norte América, decidí viajar a Virginia para participar en “Flores del 2012” patrocinado por una escuela de floristas americanos. Me tomó más de cinco horas ir de Dakota del Norte a Virginia, y de mi dormitorio a la escuela me tomaba más de 7 horas.
Esta es nuestra “Escuela de Smeraldo” especializada en Smeraldo ( https://www.facebook.com/The-Smeraldo-Academy-1372227712830663/ )
Pero después de un largo viaje, lo que descubrí en el recinto fue un póster que decía “Los Origenes del Juego de Cartas”. Debido a que el evento de “Flores del 2012” ya había terminado una semana antes y en ese tiempo, la escuela Americana del Juego de Cartas estaba teniendo un evento ahí. No escribí la fecha en mi diario. En aquel entonces, estaba nervioso y pasmado, pero echo un ojo al pasado, creo que todo estaba destinado a suceder. Estaba tan cansado que no tenía la fuerza de ir a ningún otro lugar, así que simplemente me senté ahí y atendí a la lectura. Afortunadamente, fue una lectura demasiado interesante y la parte que hablaba sobre una flor, me fascino muchísimo más, probablemente porque trabajo como florista. Ustedes tal vez lo hayan adivinado ya, esa flor era… “Smeraldo”
Como pueden ver en la foto, Smeraldo tiene esa atmósfera cálida. La forma romántica de sus pétalos con un profundo y misterioso color ¿no sienten como si hubiera una historia triste detrás? Así es. Smeraldo es una flor con una historia desgarradora. Ustedes pueden saber la historia a través de el lenguaje de esta flor, “non potevo dire la verittà”, significa “La verdad que no se pudo contar” en español. Mirando este significado, puedes descifrar que esta historia es sobre amor, sobre un amor trágico ¿no es así?
De ahora en adelante, voy a revelar poco a poco la historia sobre Smeraldo y el Juego de Cartas a través de este blog.

[2da Historia] ¿Qué es “La Flor Smeraldo”?

La mayoría de la gente piensa que “Las Flores” sólo se utilizan para días especiales. Antes de que me convirtiera en florista, tenía el mismo pensamiento. Pero un profesor que solía darme clases en América dijo esto:
No es que necesitemos flores para los días especiales, la existencia de las flores hace los días especiales”
Cuando decidí traerme un Smeraldo a Corea, esas palabras se volvieron mi fortaleza. “Incluso si no es conocido, espero que ellos puedan sentir la felicidad de tener un Smeraldo…” Con ese deseo en mi mente, decidí abrir mi florería especializada en las flores “Smeraldo”, este septiembre.
a vista del interior de “Flower Smeraldo” en construcción para la inauguración en Septiembre.
El interior de “Flower Smeraldo” será algo minimalista con un color blanco de tema para resaltar la belleza del Smeraldo. Los Smeraldos estarán acomodados en el mostrador de la ventana de forma diferente de acuerdo a la atmósfera de cada día, como un regalo de la felicidad momentanea de la vida cotidiana para aquellos quienes pasen por afuera del local. (Soy muy simple ¿No es así…….?)
La tienda sigue en preparativos para la inauguración, pero en caso de que lo necesiten, ofreceré servicio de entregas a algunas zonas. Pero por favor, comprendan que la cantidad será limitada. Smeraldos pueden expresar varias atmósferas, así que lo más importante que deben decirme, es que tipo de atmósfera desean, claro depende mucho de quien las va a recibir y la situación. Debido a la oferta y la demanda de los Smeraldos, algunos pueden estar no disponibles, tomaría como una semana más o menos, en caso de que necesite importar o buscarlas, así que por favor, ordenen con 2 semanas de anticipación. (Por supuesto que voy a hacer todo lo posible para encontrar las que más encajen a la temporada.)
El clima es sofocante todos los días. Debido a que los Smeraldos crecen en las granja del norte de Italia, en una zona con extremo cuidado en la temperatura, se traen a Corea para evitar que las flores se marchiten, serán tratados con delicadeza para no afectar su diseño. De esa forma, Smeraldo podrán permanecer frescos y hermosos.
Para más información, por favor, dirigirse al correo de abajo. Gracias!! [[email protected]](mailto:[email protected])

[3ra Historia] ¿Cómo fue descubierto “Smeraldo”?

Hoy les voy a contar como “Smeraldo”, alguna vez considerada “La Flor de legenda”, pudo venir al mundo
En realidad, hace 5 años, cuando escuché la historia en el evento del “La Academia del Juego de Cartas”, ya se había establecido que Smeraldo sólo aparecía en las legendas. (Voy a publicar sobre la conexión entre el juego de cartas y el Smeraldo, más adelante.) Pero un día de verano en 2013, una noticia impactante llegó a mí. Ese recuerdo sigue viviendo muy fresco en mi mente. Estaba lavando mi cara después de haberme levantado cuando el teléfono sonó. Era la llamada de una amiga, a quien conocí en el evento del Juego de Cartas.
Asistimos a las lecturas juntos por accidente y estuvimos igual de fascinados por el Smeraldo, así que después de eso, nos mantuvimos en contacto. Yo vivía en Dakota del Norte mientras ella en San Francisco, nos gustaban las mismas cosas, así que la distancia no fue un problema. Regresando al tema, lo que ella me dijo fue que aparentemente Smeraldo fue descubierto en la vida real. No pude decir nada por un rato. Gritamos al mismo tiempo en el teléfono.
📷
La foto de arriba fue cuando Smerldo fue descubierto por primera vez. Incluso ahora, mi corazón late tan rápido cuando veo la foto.
En ese entonces, “amtest (amare_0)”, era un famoso viajero en Instagram, subían fotos de flores que descubrían por accidente mientras viajaban por el norte de Italia. “amtest(amare_0)” en realidad no sabía sobre Smeraldo, sólo pensó que era una flor única y muy hermosa, que se habían encontrado mientras viajaban. Pero algunas personas en Instagram vieron esa foto y señalaron que era muy parecida a Smeraldo, y la historia se difundió como pólvora. Los historiadores locales revelaron información decisiva, el nombre antiguo del lugar donde las flores fueron descubiertas era ‘La Città di smeraldo’.
‘La Città di smeraldo’ en español significa “La ciudad de Smeraldo” . De acuerdo con los historiadores, el lugar era una un pueblo floreciente durante la época medieval, pero después de La Peste Negra pasará por ahí, quedó abandonado y se convirtió en el bosque que es hoy en día. Después de eso, muchos expertos de academias de floristas y academias de biología de todo el mundo fueron enviados al campo y publicaron que esas flores se creía eran Smeraldo.
En ese momento, Smeraldo creó una salvaje sensación en Europa y América. Cada país intentó plantar su propio Smeraldo, pero solamente pueden florecer en “la ciudad de Smeraldo”, nadie pudo tener éxito al cultivarlos en otras áreas. Había varias razones pero ninguna ha sido revelada aún. Incluso ahora, Smeraldos solamente pueden ser plantados en las granjas del norte de Italia y exportarlas a Europa, América y a una parte de Asia en cantidades pequeñas.
¿Quieren saber cómo una flor como Smeraldo creó una gran sensación?
Te contaré en la siguiente publicación.

[4ta Historia] La leyenda de “Smeraldo”.

¿Crees que eres hermoso? Una vez vi un experimento donde a la gente les preguntaban cual sería la puerta que abrirían, la que tenia escrito “Soy hermoso” o la que tenia escrito “No soy hermoso”. Si ustedes fueran ellos ¿Cuál elegirían? La razón por la que menciono esta historia, es para comenzar con la historia de amor de Smeraldo.
La historia de Smeraldo empezó en un lugar rural en el norte de Italia, entre el siglo 15 y 16. En la villa llamada ‘La Città di smeraldo’, había un pequeño castillo aislado. En ese lugar vivía un hombre con una apariencia grotesca.
📷 ▲ La villa en el norte de Italia en la cual se dice que estaba ‘La Città di smeraldo’.
No había nada para saber con certeza sobre el hombre. “Era el hijo del amor de un duke de una familia poderosa en Pyrenees, el duke se enamoró de la hija del jardinero y dieron a luz a un niño amado, la madre murió cuando se desangró durante el parto, la esposa y el hijo del duke querían matar a aquel hombre, así que el duke lo mandó muy lejos para que escapara.” Había muchísimos rumores pero la verdadera historia nunca fue revelada.
El hombre se escondió en el viejo castillo, solitario. Tal vez fue debido al odio y el rechazo que recibió desde que nació y cuando creció no abrió su corazón a nadie, estaba amargado y si alguien intentaba acercarse, se escondía. Su única alegría era ver crecer las flores que cultivaba en su jardín. Pero un día, una chica apareció cerca del castillo. La chica con su ropa maltratada, se puso de puntitas, saltó una barda para entrar al jardín y robó algunas flores. Al principio el hombre estaba que se lo llevaba el diablo, pasó toda la noche cuidando el jardín. Pero en un momento de somnolencia, la chica recogió flores otra vez y huyo. Esto sucedió muchas veces, hasta que una noche el hombre fingía dormir y miró como la chica huía. La curiosidad lo invadió. Sin darse cuenta, el hombre siempre esperaba por la chica, y un día la siguió. Se cubrió con una capa y después de seguirla, el hombre descubrió que la chica débil y pobre, estaba vendiendo las flores para sobrevivir.
El hombre quiso ayudar a la chica. Quería enseñarle cada método que sabía para el cultivo de flores, quería enseñarle como cultivar flores hermosas. Pero no podía acercarse a la chica, tal vez ella se asustaría por la apariencia de aquel hombre, ella nunca podría amar su apariencia grotesca. Al final, la única cosa que pudo hacer fue cultivar y cuidar de las flores para que así ella continuara visitando su jardín.
El hombre decidió crear una flor fuera de este mundo. Comenzó a hacer una flor que la chica pudiera vender a precios caros. El hombre se encerró en el castillo para hacer la flor. Después de innumerables intentos, hizo una flor que nunca había existido en el mundo y llenó su jardín con esa flor.
Pero la chica dejo de aparecer, no importó cuanto espero, ella no visitó más el jardín de aquel hombre. La preocupación se apoderó del hombre y fue a la villa con la cara cubierta, la chica estaba muerta.
📷
Esta es la historia de Smeraldo. Nadie sabe si es real o es una historia creada por alguien mientras observaba la flor, pero cada vez que veo las Smerlado, esta historia viene a mi mente y me llena de muchos pensamientos. ¿Qué hubiera pasado si el hombre se hubiera armado de valor, mostrando su cara y revelando la verdad? ¿Hubiera huido la chica? o ¿Se hubiera enojado?. El valocoraje no es una cosa sencilla.
En realidad, he pasado por algo similar, también. Fue con mi amiga que conocí en la Academia del Juego de Cartas, a quien mencioné al principio de esta publicación. Tenia un crush con esa amiga. Ella era brillante, tenía un carisma hermoso y estaba llena de luz. Después de escuchar sobre el descubrimiento de Smeraldo, hablamos sobre flores y prometimos ir a ‘La Città de smeraldo’ juntos. No creo que ella no haya sentido nada por mi, porque ella me dijo que debíamos ir juntos también.
Aún hay ocasiones en las que pienso que hubiera pasado entonces. Su cara brillaba con curiosidad y anticipación, se escabullía llevando una gran mochila, organizando la ida, reservando los boletos de avión y hablando sobre el calendario con mucha emoción.
Hay momentos que nunca voy a ser capaz de olvidar. Es una herida que el tiempo no va a poder curar.

[5ta Historia] “Las cartas de Ashbless”

Ya les he contado la historia de Smeraldo en la publicación anterior. ¿Siguen recordando el lugar donde fui la primera vez para conocer más sobre Smeraldo, la academia del Juego de Cartas? ¿Tienen curiosidad sobre la conexión entre Smeraldo y el Juego de Cartas? Hoy, voy a contarles sobre la figura relacionada con las cartas, William Ashbless.
No hay mucho que decir sobre Ashbless, aparte de que él era un hombre de la nobleza italiana y un poeta. Ashbless también era un experto jugando cartas, lo cual empezó a ganar popularidad en Europa por el siglo 16. Hacia el juego de cartas para el palacio y los salones de las mujeres de la nobleza, después se dijo que se enfermo por estar demasiado inmerso en su trabajo.
Eso fue cuando él se fue al campo para cambiar de aires. Mientras buscando por una calurosa primavera y lugares con aire fresco para recuperar su salud, Ashbless se encontró con Smeraldo. Al borde de la villa rural donde sólo estaban las ruinas de un castillo abandonado, una flor con una belleza más allá de este mundo, floreciendo estaba. Preguntó por el nombre de la flor, pero nadie en la villa lo sabia. Entonces una mujer vieja le contó la historia de amor sobre la flor.
Probablemente se habrán dado cuenta cuan inmerso estaba en el juego de cartas, Ashbless era una persona romantica. La historia de amor de un hombre feo y una chica pobre, conmovieron su corazón. Ashbless nombró la flor y creo ahí el lenguaje de las flores. La flor fue nombrada “Smeraldo” después del nombre de la villa, ‘La Città di smeraldo’, y su lenguaje de la flor es ‘the truth that couldn’t be told (non potevo dire la verità)’. Después de regresar a su lugar, hizo “La carta de la Flor” inspirada en Smeraldo y fue incluida en “las cartas de Ashbless”.
Sus significados verticales son “Fructificado”, “Floración” y sus significados invertidos son “Caida”, “Fin” y “Nuevo Comienzo”.
Carta de Ashbless
Se dice que las cartas de Ashbless fueron la sensación en Europa. Pero no muchos lo recuerdan ahora. La razón fue debido a que la familia Ashbless perdió su poder en la lucha entre la nobleza, por lo que como castigo se les borró de la historia. Conjunto a eso, la carta de Ashbless y la historia de la flor de Smeraldo fueron olvidadas también.
Pero como toda hermosa leyenda, hubo una cosa, una cosa que carga toda esta historia, que no pudo ser borrada y es aún recordada. La historia de amor y la historia de Ashbless serán revividas nuevamente. Les hablaré sobre eso en la próxima publicación.

[6ta Historia] “Madam Lenormand” y “La carta de la flor”

Hay una pintura llamada <Madame Lenormand On The Salon> de un artista francés, Jean-Francois Rolland. Madame Lenormand se dice era una astróloga francesa atesorada por la esposa de Napoleón, la reina Josefina. Antes de que se convirtiera en astróloga para la reina Jofesina, era ya famosa por leer el tarot para las mujeres de la nobleza, acumulando una fortuna significante. Su ‘Lenormand Oracle Card’ es conocida por influenciar un numero considerable de barajas. Incluso ahora, la baraja de las cartas del oráculo se sigue agotando en muchos lugares del tarot.
Pintura de Madame Lenormand en la corte de Napoleón
Como Madame Lenormand era una famosa astróloga, hay muchas pinturas de ella sosteniendo o leyendo las cartas. La pintura de arriba es una de ellas también. Pero en lo que nos tenemos que enfocar aquí no es en la pintura de arriba, sino en la pintura llamada .
Pintada por el artista francés Jean-Francois Rolland, es una pintura de aceite con toques delicados y una atmósfera lírica peculiar, pero se perdió durante un incendio en la mansión de el recolector. El dueño de la mansión fue famoso por poseer documentos y pinturas que mostraban la alta sociedad de la época de Napoleón, así que inmediatamente buscó la pintura en la escena del incendio y la restauró. Muchas punturas y documentos fueron restaurados pero desafortunadamente, solo la parte de la carta de pudo ser salvada.
Esa parte fue la pintura que les presente en la publicación anterior. La carta con “La Flor” escrita en ella, como se pueden dar cuenta, es una de las cartas que Ashbless hizo basándose en Smeraldo. Esto es lo único que queda de Smeraldo y Ashbless.

[7ma Historia] “La verdad que no se pudo contar” / “The Truth Untold”

En realidad, mi familia no es tan rica. Tuve dificultades estudiando en América, era un extranjero y mi inglés no era fluido. No podía tener un futuro.
El día que prometimos ir de viaje juntos a Italia, estaba esperando por mi amiga en el aeropuerto, cuando la vi a través de la ventana de vidrio, ella estaba bajando del autobús con un chico muy atractivo. Inmediatamente me escondí. ¿Por qué hice eso?… No lo sé tampoco.. Yo sólo por instinto me escondí, me di la vuelta y me fui. Estaba como “Tienes razón, no hay forma en que nosotros dos podamos viajar a Italia. Para ella soy sólo un extranjero penoso que no sabe nada.
Ella me llamó pero yo no le contesté. Estaba aturdido frente al espejo de los baños del aeropuerto. Reservamos el vuelo juntos así que ella tenía que estar en algún lugar del avión, pero no la busqué. Sólo esperé. Esperé que ella se diera la vuelta y viniera a buscarme. Pero incluso después de que el avión voló el Atlántico, sobre el cielo de Italia y llegando al aeropuerto.. nadie vino a buscarme.
‘La Città di smeraldo’ fueron recuerdos dolorosos y felices para mí. La flor Smeraldo era tan hermosa que lloré. Y esa noche, algo raro sucedió. Estaba durmiendo en una casa de huéspedes, cuando me despertó un sonido extraño. Mi cama estaba bajo una ventana, pero seguía escuchando un sonido como si alguien estuviera tocando la ventana. Estaba en el segundo piso y afuera estaba tranquilo. Fue pasando la media noche, las cortinas se cerraron y no pude ver nada afuera.
No tenía miedo, simplemente fue extraño. Pensé en levantarme y abrir la ventana para ver quien estaba tocando la ventana del segundo piso, pero me detuve. Descubrí que eran las ramas las que estaban golpeando la ventana por el viento y me obligué a regresar a la cama y dormir, pero no pude dormir bien. Seguía escuchando ese sonido y me acosté en silencio como si estuviera forzando algo.
Era cerca de la noche el siguiente día cuando recibí una llamada de esa amiga. No, no era una llamada de ella. Él dijo que era su hermano, mi amiga estaba siguiendo a alguien con prisa en el aeropuerto y se accidentó, comenzó a tener problemas para respirar la media noche del día anterior y se fue al otro mundo. ​ Antes de dejar el dormitorio, abrí la ventada junto a mi ventana. El sol estaba brillando y muy lejos se veían los Smeraldos. Miré las flores, me senté bajo el sol y sentí el viendo soplar. Fue solo por un momento pero se sintió como si ella estuviera parada en la ventana viendo los Smeraldos junto a mí.
En el camino del aeropuerto a mi casa, después de regresar de América, recibí la noticia con la que había estado soñando por un largo tiempo, se hizo realidad. Mi florería Smeraldo en Corea fue aprobada por la Academia de Smeraldo. Como Smeraldo es una especie rara, la academia controla las ventas en el extranjero de forma muy estricta, así que me registré en la asociación y fue aprobada. Después de… 3 años que han pasado hasta la inauguración de ‘Flower Smeraldo’ en Corea, pero sigo pensando que las noticias de la Academia son la ultima cosa que mi amiga dejo antes de irse.
Ella me dijo ‘the truth that couldn’t be told (non potevo dire la verità)’ y se fue a otro mundo.
Esta es la cadena que me une a Smeraldo, como lo mencioné en mi primer publicación.

[8va Historia] Recibí el primer pedido oficial de un “Smeraldo” en Corea

Debido a que “Flower Smeraldo” está planeado su apertura para mediados de Septiembre, he estado muy ocupado planeando el método de entrega y de cobro de Smeraldo.
Es por eso que no podía entrar a este blog ya hace algún tiempo. Así que he regresado a revisar como es que el evento terminará pronto, vi que mucha gente está interesada en Semeraldo. Muchos participaron en el evento también. Muchas gracias a todos.
En realidad, hoy es un día muy feliz para mi. Han hecho el primer pedido!! Fui a la tienda donde aún están construyendo y un joven estaba observando y entró a la tienda. Esto suena raro, pero mi corazón se aceleró. Es como si me fuera a reunir con alguien que conocía ya de hace mucho tiempo pero que ha sido olvidado. Se supone que no debería ir a la construcción hoy, pero de alguna forma tenía muchas ganas de ir ahí desde la mañana, tal vez fue por el encuentro con esta persona. Me asusté un poco también, no lo sé, de todos modos es muy raro.
Y lo más sorprendente es que, la flor que este cliente vino a buscar fue Smeraldo!Él dijo que no sabía que esta era una tienda especializada en Smeraldos, que acababa de llegar como si una fuerza superior lo atrajera.Es el destino ¿no es así?Finalmente, recibí una orden de Smeraldo de él.Es oficialmente, mi primera orden en Corea.
nota de la primera orden de Smeraldo en Corea, la recibí del cliente. No he visto la forma de entrega aún así que use el post-it que llevaba conmigo.
En realidad, debido al calor en estos días, la oferta y la demanda de Smeraldo no es fácil. Le dije al cliente que probablemente no podría entregarle su ramo hasta finales de agosto, y después de pensar un rato, dijo que sería un momento perfecto, así que el pedido se pudo tomar sin ningún problema. Pero viendo la expresión del cliente cuando dijo eso, me di cuenta. Era un regalo para alguien importante.
Entonces le dije. “Quiero darte una tarjeta con el dibujo de Smeraldo, ¿qué te gustaría que se escriba?” Dudó un momento y luego escribió algunas oraciones. ¿Qué escribió? No puedo decírtelo, ya que es un asunto personal. Le pregunté de nuevo. “¿Pero por qué debe ser Smeraldo?” Su respuesta fue “Porque quiero ser una buena persona”. Supongo que se refería a que “quiere ser una buena persona” para a quien le vaya a regalar ese ramo de Smeraldo ¿no es así?
Después de que se fue, pensé mucho sobre lo que sucedió hace mucho tiempo. ¿Qué hubiera pasado si le hubiera contado mis sentimientos sinceros a mi amiga como ese cliente? Pero obviamente decir “qué hubiera pasado si” no tiene sentido. La perdí como un idiota, pero espero que ese cliente pueda expresar sus sentimientos sinceros y ser feliz.
El evento es el mismo, fue creado con el propósito de entregar los sentimientos sinceros de la gente a aquellos que significan mucho para ellos. Terminará a las 10PM esta noche y los ganadores se anunciarán en breve. Por favor, esperen con ansias. Me enviaron muchas historias aquí, por lo que podría tardar un tiempo, por favor les pido comprendan.

[9na Historia] Finalmente hoy entregaré el primer pedido de “Smeraldo”

El Smeraldo finalmente pasó por aduana y llegó a mis manos. Pronto se harán las entregas. Me siento feliz, emocionado y con una sensación de dolor reprimido al mismo tiempo. Estoy escribiendo esta publicación para dejar esta sensación aquí.
¡Además, se han entregado todos los arreglos de flores y regalos a los ganadores del evento de la semana pasada! Espero que todos los que reciban las flores sientan la sincera acción del remitente 📷 (Lamentablemente, dos ganadores no respondieron, así que no pude entregar los ramos de flores y regalos ㅠㅠ)
fUENTES INVESTIGADAS:
https://www.youtube.com/watch?v=IjBpqsHLSrk COVER EN ESPAÑOL
https://www.youtube.com/watch?v=8JVytJm8X2g ORIGINAL
https://btsqueretaromexico.wordpress.com/2018/07/06/la-historia-de-flower-smeraldo/
HERMOSO TEMA QUE PUBLICO ALGUIEN QUE DESCUBRÍ TIENE MAGIA EN SU INTERIOR.
Y DECIDÍ INVESTIGAR ESTE TEMA HASTA EL FONDO.
submitted by CrackerDragonBlue to u/CrackerDragonBlue [link] [comments]


2019.01.25 15:16 jupixweb Convivir con el nerviosismo mediático actual

Fuente: https://www.jupixweb.de/2019/01/24/convivir-con-el-nerviosismo-mediatico-actual/

Continuando la traducción de entrevistas, otra vez traigo a Dirk Baecker, uno de los sociólogos más importantes de Alemania, alumno de Niklas Luhmann e impulsor de la sociología de sistemas en la actualidad. Uno de los pocos intelectuales de verdad que toman en serio al internet, sus derivados y sus consecuencias para la morfología de la sociedad futura. La entrevista, emitida en octubre pasado por la radio alemana Deutschlandkultur, puede encontrarse en mi canal de Youtube en donde también subí la transcripción original en forma de subtítulos.
Reproduzco la entrevista íntegramente aquí. La traducción, los enlaces y el subrayado1 son míos:
[Periodista] — Hace dos semanas, la antropóloga cultural Aleida Assmann dijo en la Iglesia San Pablo en Frankfurt:
„… mientras que la era de la imprenta y la de la fotografía analógica aún estaban centradas en valores como verdad, verificabilidad y evidencia, la era digital está abierta de par en par a la manipulación de información …“
Al mismo tiempo, el sociólogo Dirk Baecker publicó en estos días un libro con el título „4.0 o el hueco que deja el ordenador“. Nos encontramos con Dirk Bäcker en nuestro estudio en Berlin, y al preguntarle sobre su mirada como sociólogo en torno a las condiciones digitales del presente, nos vemos envueltos en una conversación sobre las cuatro grandes edades tecnológicas de la historia de la humanidad:
[Dirk Baecker] — Aquí comienza mi interés sobre la digitalización, no solo privado y personal, sino profesional y sociológico…
— Exacto! Eso es lo que queremos conocer: su mirada sociológica a la digitalización!
— …exactamente, ese es el quid de la cuestión: para mí, la digitalización —es decir: la utilización de aparatos electrónicos de todo tipo— reviste la misma importancia profunda para las estructuras sociales y para la cultura humana como la tuvo antes la introducción de la imprenta, antes de eso la introducción de la escritura y antes de eso la introducción del lenguaje. Quiere decir: estamos retomando a pensadores como Marshall McLuhan, Friedrich Kittler y otros al hablar de las cuatro grandes Edades Tecnológicas de la Historia de la Humanidad
— cada una de las cuales fue inconmensurablemente larga…
— ¡Y son cada vez más cortas! Tenemos una lengua desde hace… no se sabe con precisión, solo podemos conjeturar una aproximación de acuerdo al tamaño del cráneo o a estructuras mandibulares… pero [el lenguaje] debe haber caído a la tierra aproximadamente hace treinta o cuarenta mil años… Hay una frase muy bonita de William Burroughs, „Language is a virus coming from outer space“: La lengua es un virus venido del espacio exterior… porque ¡fue tan precipitado! Repentínamente ya no estábamos solamente cara a cara, sólo corporalmente con los demás; de repente comenzamos a oír palabras ¡de las que nunca podemos estar seguros a qué se refieren exactamente! Es lo que yo llamo „El problema de Refrencia de la Lengua“, que fue tan repentino que obligó a la manada primordial —si es que puede llamársela de esa manera— a organizarse en tribus cuya función principal consistía en darle forma a ese problema y a la solución de ese problema (¡y no a la lengua en sí misma!) Ese problema debió ser controlado para que no cualquiera, en cualquier momento, le dijera a cualquier otro cualquier cosa que se le ocurriera…
— Entonces: hace treinta, cuarenta mil años: 1.0, la lengua, la oralidad
— Sí; oralidad. Y después tenemos hace aproximadamente ocho mil años la aparición de la escritura
— 2.0
— 2.0: y más específicamente, hace aproximadamente cinco a cuatro mil años: la escritura alfabética, la condición necesaria para que esa oralidad fluída, esa lengua fluyendo alrededor de nuestros oídos pueda fijarse, observarse… El concepto de „análisis“, el desmenuzamiento de la visión aparece, así, con los griegos; y la sociedad sufre una explosión de horizontes temporales; porque escribir es: poder leer lo que se escribió ayer, escribir lo que deberá ser leído mañana, súbitamente aparece la necesidad de tener conceptos como „pasado“, „presente“ y „futuro“… Otra vez apareció una nueva estructura social, la llamada „sociedad estratificada“… es decir, organizada en estratos sociales… la civilización greco-romana debió así transitar los retos del nuevo… con palabras de Luhman, del nuevo „superavit de sentido“, es decir: más formas, más símbolos de los que pueden ser procesados en un momento dado
„Estratificado“ significa „en capas“, una sobre la otra… ¿y no las había antes de la escritura?
— No en esa dimensión diferenciadora, entre nobles y plebeyos por ejemplo… por supuesto, había jefes, había jerarquías, también había palacios, había segmentos en donde se adivinaba una estratificación más acentuada…
— „En capas“
— Sí, en capas, que formaban un órden estabilizador de la sociedad que, en esencia, funcionaba de forma tal que si habías nacido en ese estrato ya no podrías abandonarlo nunca más. Es, por así decirlo, lo… „dramático“ de la estratificación social: que se define „qua nacimiento“. Y esto es lo que vino a romper la sociedad moderna, al inventar al individuo, que se abre camino a través de esas capas (que aún existen, pero mucho más debilitadas). Ahí aparece el 3.0. El 3.0 es muy interesante porque la introducción de la imprenta es responsable de la aparición de la sociedad moderna…
— ¡Pero aquí hay una diferencia importante! ¡“Lo Escrito“ no es lo mismo que „Lo impreso„!
— ¡Correcto! Con la imprenta aparecen „los escritos“, que son libros, son periódicos, son volantes, son billetes, son documentos oficiales, son diplomas de escuela…
— ¡Es la biblia!
— Sí, la biblia también pertenece a este grupo… curiosamente, Gutenberg inventó la imprenta para distribuír masivamente la biblia. Cosa que rápidamente se convirtió en una blasfemia, pues la biblia estaba reservada a los ojos de los sacerdotes y nunca fue para el pueblo; y al principio se pensó „bien, quizás podamos contrarestar las nefastas consecuencias de la imprenta si con ella distribuímos únicamente la biblia“, pero pronto se tuvo que aceptar que también servía para distribuír otros escritos… Aparecieron los „humanistas„, que en el siglo XV y XVI eran los „Content Provider“ de la imprenta, así es como los denominaríamos hoy; y el truco consistió en que… (por supuesto que esto sucedió luego de la alfabetización generalizada, es algo que tardó décadas, o más bien siglos en llegar), el truco fue que con la imprenta cualquiera podía informarse sobre cualquier tema, sobre el estado de la jardinería, de la democracia, las inversiones, la educación… lo que sea. Y el resultado fue que cualquiera que hubiera leído podía criticar a cualquier otro en cualquier momento. La imprenta moderna es una crítica en la que todos pueden criticar a todos en todo momento, y que, además debe ser aceptada por todos.
— ¿Por qué? Porque se puede revisar…
— Porque los demás también leyeron y comienzan a decir cosas. Kant tiene un pequeño ensayo, „¿Qué es la ilustración?“ Y en las primeras páginas aparece el espanto: ¿Qué hacemos con estos „privados“… es decir, con estos hombres que sentados en sus casas, sin que nadie pueda controlarlos, leen cosas… ¡Cualquier cosa! Sin tener los medios para controlar si lo que leen es verdadero o falso, y sin embargo, salen de sus casas y van al mercado (o a dónde sea) y pregonan cualquier cosa que se les haya ocurrido durante esa lectura?
— Estos „privados“ son, si mal no recuerdo, quienes construyen la esfera pública… o sea que son los privados quienes hacen lo público…
— Bien, sí, esa es la descripción enfática, por así decirlo de la conveniencia de un estado en realidad intolerable…
— Y eso encaja perfectamente con un público que actualmente está marcado por fenómenos como Twitter u otras redes sociales, en donde el chiste reside, justamente, en que estoy solo en mi habitación y… escupo cosas al mundo con una mayor incontinencia que la que observaría en otros contextos, en una reunión por ejemplo (probablemente en coincidencia con la crítica actual)
— Bien, en primer lugar aquí hay que decir que la esfera pública clásica de la burguesía era un medio de control. En efecto, Kant propuso en su escrito „¿Qué es la ilustración?“ que los eruditos únicamente pudieran hablar cuando en el mismo espacio hubiera un segundo erudito, para que el segundo pudiera controlar al primero. Lo que nadie podía prever era que la gente que leería los diarios sería criticada por el propio diario y por otra gente que también había leído los diaros. Ese era un proceso que, comparado con lo que experimentamos hoy, requiere tiempo. Por lo menos necesita de un día entero, hasta que, por así decirlo, cada uno hubiera leído su diario y fuera a su lugar de reunión, en el salón, el café o donde sea… Pero el resultado fue que lo que aparecía en los diarios y lo que se imprimía en los libros podía ser controlado de manera feroz por alguna autoridad: el redactor, el autor, etc. Muchas cosas eran posibles, ¡pero no todo! La situación en la que hoy nos encontramos, es… como se dice habitualmente y sin ninguna ironía: la tertulia se ve extendida a la esfera pública; y cualquier comentario al azar que se le ocurre a cualquier persona en cualquier lado, encuentra su lugar, incontrolablemente, en los posteos de las plataformas de este mundo. Nos encontramos ante una situación totalemente diferente, porque las autoridades, las opiniones aceptadas por todos, los antiguos canales por donde fluía aquello que debía ser comunicado… ya no existen. Aún así, considero que la diferencia entre lo público y lo privado es importante; pero no le daría más importancia de la que se merece. En cuanto nos enfrentamos a algún tipo de medio (ya sea lengua, escritura, imprenta o electrónica) tenemos que lidiar con efectos públicos; y la dificultad que aparece al intentar escapar de la esfera pública (que cominza en la calle), al intentar recluírnos en nuestra habitación a solas para preparar el discurso público… quiero decir: al pensar en algo y decirlo, en ese momento ya nos encontramos dentro de lo privado y lo público a la vez.
— Y también es característico para la época de la imprenta que se tenga algo concreto entre las manos, ya no podemos decir —como en la época oral—, „dije esto y aquello“, o afirmar cosas, o girar fluídamente en torno a los temas; Por el contrario, existe una mayor persistencia y verificabilidad en esta época.
— Sí; una verificabilidad, un comentabilidad… y surge la idea, por primera vez, que los escritos mejoran con el tiempo, que son mejores cuanto más jóvenes son; y no peores, como se creía en la antigüedad (al tener que copiar los manuscritos a mano, con cada copia se producían más y más errores) . Para mejorar es necesaria la crítica; y la posibilidad del comentario es una forma de control crítico.
— ¿De cuándo data la época de la imprenta? ¿La época de la Humanidad 3.0?
— En efecto, surge con la aparición de los tipos móviles; ese sería el momento más visible, más potente. Comienza en 1520, y termina… ¿en treinta o cuarenta años? Por supuesto, todavía nos encontramos en medio del proceso. No hay „cortes duros„, no hay una fecha exacta, no podemos decir „en octubre de 1973“ comenzó la Sociedad Próxima, es decir: la Sociedad del Ordenador… estas cuatro Edades Tecnológicas se superponen unas a otras. Lo podemos notar en este mismo momento: todavía tenemos que lidiar con el problema del lenguaje.
— ¡Absolutamente!
— ¿Quién dice qué cosa al utilizar qué palabra?
— Y hacia allí apuntaba mi siguiente pregunta: luego de hablar del „4.0“, ¿En donde se encuentra esto que estamos haciendo? ¿Dónde ubicamos a la radio? Porque al mismo tiempo estamos en un ámbito plenamente oral, en una conversación que, así como está sucediendo, no puede leerse en ningún lado y nadie sabe exactamente que pasará a continuación, ni predecir nuestra experiencia… Si lo ubicamos históricamente, diría Edad de la Humanidad 1.0, que venimos arrastrando hace treinta mil años… Y por otra parte, todo esto terminará en un archivo digital
— La radio es sin lugar a dudas 4.0. Es un medio electrónico; electrónico porque puede controlar su propia conexión (es decir: porque posee los medios técnicos para hacerlo), es un medio masivode distribución, de distribución de comunicación (potencialmente) a cada habitante del planeta, si bien es cierto que está atrapada en el famoso modo de „un solo canal„: en este momento ningún oyente puede interrumpir el flujo de las ideas que estamos aquí… „torturando„, estuve a punto de decir [risas]
— ¡Solo yo puedo interrumpirlo!…
— Sí, ¡Ud. puede hacerlo! Quizás pueda decirlo así: creo que la radio todavía está muy influenciada por cierta autopercepción, que mantuvo durante mucho tiempo, de ser la traducción de un producto escrito, una especie de revista… una revista que no existe en papel, sino en el medio del éter; y que muy lentamente fue creciendo y adoptando sus propias verdades electrónicas, podría decirse su conectividad extrema, su apertura a comentarios de todo tipo… de música, de sonido… y también del lenguaje, de noticias, de publicidad, de entretenimiento y seriedad, etc etc etc… en intercambio permanente con los oyentes. Quiero decir: todos recordamos la hipótesis de Bertolt Brecht, quien basado en la radio de los años veinte se imaginó el surgimiento de algo muy parecido a lo que pasó después con la aparición de internet: que llegaría un momento en el que los periodistas, con el micrófono en mano, recorrerían las calles de la ciudad entrevistando a la gente sobre cualquier tipo de cuestiones y que eso sería transmitido instantáneamente a todas partes del mundo.
~ SEGUNDA PARTE ~
— Está escuchando Deutschlandfunk Kultur: el programa de filosofía „Sein und Streit“, y estamos conversando sobre la digitalización con el sociólogo Dirk Baecker, quien publicó en estos días un libro con el título „4.0 o el hueco que deja el ordenador“. La segunda parte del programa se refiere a lo dicho por la antropóloga cultural Aleida Assmann, quién hace pocos días dijo lo siguiente:
„Mientras que la era de la imprenta y la de la fotografía analógica aún estaban centradas en valores como verdad, verificabilidad y evidencia, la era digital está abierta de par en par a la manipulación de información. En abril de este año, un empleado de Google publicó un video que mostraba a Obama diciendo algo que nunca dijo, pero que parecía increíblemente real. Imitando su mímica de forma orgánica y natural. Dentro de poco, cualquiera podrá poner palabras en boca de otros, en el sentido más exacto de la expresión, y nadie será capaz de distinguir en realidad quién es el autor de lo dicho.“
— Sr. Baecker ¿Comparte esa idea sobre la manipulación de la información bajo las condiciones digitales del presente?
— En principio, es una observación correcta, pero existen algunos aspectos que no comparto. En primer lugar, no creo que el fenómeno de las Fake News sea algo tan pero tan nuevo: en el siglo XIX, en el siglo XVIII, ya tuvimos escándalos en los cuales nunca se supo que era verdad y qué era Fake News; pensemos por ejemplo en el caso Dryfus. La palabra „Feme“ (el „rumor“), es una palabra anqituísima, de la que ya se ocupaban los romanos y los griegos, concepto sobre el cual podemos leer en Homero y en Heródoto; el rumor, es decir: la noticia aparentemente cierta, pero probablemente falsa, ha sido la causante de conflictos y guerras, porque irrita a la gente, la enfurece y la lleva a tomar las armas en cuanto se le presenta la oportunidad de ir a la guerra
— Pero también podemos decir que hoy todo transcurre mucho más rápido, porque podemos manipular las imágenes muy fácilmente desde nuestros smartphones y subirlas a Instagram… o pongamos otro ejemplo, uno que ocurrió hace pocas semanas, pocos meses y tuvo gran relevancia política aquí en Alemania: comienza a circular por la red un video sobre los sucesos en Chemnitz, y nadie puede decir con seguridad si fue manipulado o no, y ese video se transforma en muy poco tiempo en una cuestión política, si es real o no, si es fake o no…
— Efectivamente, todo sucede más rápido. También puede corregirse más rápido. En mi opinión, el fenómieno más interesante es el siguiente: ¿cómo surgen estas „burbujas“ de gente, de grupos, de clanes, si lo desea: de redes, las cuales son altamente receptivas a las Fake News y que depositan su fe a cualquier precio el ellas, lugares en dónde las Fake News deben y quieren ser creídas? Creo que ahí se pone interesante, podemos decir que nos enfrentamos a un fenómeno doble, una cara del cual… o mejor dicho: nos enfrentamos a las dos caras de un mismo fenómeno: por un lado está la sobreexigencia que experimentamos por la multiplicidad de informaciones que aparecen durante la… podríamos decir „exploración relajada“ de la red; la sobreexigencia de encontrarnos permanentemente con informaciones que se contradicen, de no saber quién las puso ahí ni porqué, ni saber dónde encontrar mecanismos de autocontrol; y que por eso producen la impresión de encontrarnos solos ante nuestra propia sobreexigencia; y de acuerdo al grado de presión, al grado de emergencia experimentado en la tensión entre el querer-comprender y el ya-no-poder-comprender, nos refugiamos en lo que siempre quisimos creer.
William James escribió en los „Principios de la psicología“… En el año 1890… El hermano de Henry James, cofundador de la psicología pragmática, escribió: „los hombres creeríamos cualquier cosa, si tan solo pudiéramos“, y las burbujas que se cristalizan en torno a las Fake News son… grupos de gente que quieren creer lo que quieren creer; y que cultivan —en el sentido más amplio de la palabra—, las Fake News como objeción a un mundo que no pueden ni quieren comprender. Quiero decir: todas estas palabras, „Prensa Hegemónica“, „Elite“ y todo eso que últimamente está tan en boga, son palabras que describen la sobreexigencia ante un discurso con el que esta sociedad, en su modus operandi moderno de una esfera pública razonable, se auto-in-forma. La sobreexigencia aparece cuando no se encuentra el trabajo que se está buscando, la sobreexigencia aparece cuando ya no se encuentran puntos en común con una sociedad (¡qué se yo de qué manera!) homogénea, y ahí es cuando se recae en el cultivo de las Fake News, que en esencia subsisten no porque deban ser creídas, sino porque otros creen en ellas; es decir: porque otros las comparten.
— ¿No aparece ahí otro juicio sobre el estado actual de la esfera pública digital, según el cual se tiende a la histeria, que todo sucede muy rápido, que es muy vertiginoso, etc.?
— Creo que sí. Aunque no estoy seguro en qué medida esa „histeria“ no sea parte de la descripción externa; ya que que podemos experimentar en nuestra propia… Yo, por ejemplo, lo noto en mi propia dinámica con el E-Mail o en Twitter: la vida en el mundo de los aparatos digitales, de los medios electrónicos, es una vida que posibilita el contacto permanente, y por momentos no solo lo posibilita sino que hasta lo impone, pero que puede ser controlado por nosotros (¡y esto es muy importante!) en la medida en la que participamos del contacto permanente pero siempre a nuestro propio rítmo. Eso que algunos denominan „histeria„,ese tipeo permanente sobre la pantalla de nuetrsos smartphones, para otros es una acción tranquilizante de la comprobación del hecho de que todo está bien: „Nada grave ha pasado, la vida de nuestros familiares continúa por los caminos habituales, en las oficinas, en las secretarías todo está bien, podemos volver a nuestras actividades analógicas“. Es decir: por un lado estamos fascinados (¡y esto también hay que decirlo!) por un lado estamos fascinados por la velocidad con la que somos capaces de comunicarnos con familia y compañeros de trabajo, y por otra parte buscamos todo el tiempo alejarnos de la posibilidad de la comunicación instantánea al asegurarnos de que no sucede nada preocupante; y eso solo es posible si chequeamos nuestros smartphones y después continuamos con nuestras actividades habituales.
— Suena como una descripción empática y sensible de lo que otros denominarían „Adicción al Smartphone“. Está explicando por qué estoy todo el tiempo mirando la pantalla de mi smartphone…
— Sí, bueno… sencillamente no tengo nada que ver con esa descripción, no es mía… Quizás yo mismo sea adicto, los adictos no son conscientes de su condición. Mientras uno crea que tiene las cosas bajo control, uno cree que está libre… libre de los efectos dañinos; y es eso justamente lo que nos introduce en la adicción, desde Baetson que lo sabemos, que describió el fenómeno estudiando a los alcohólicos… alguien que sostiene el vaso y dice „puedo beberte porque no me controlas“, y luego bebe, se convierte así en un adicto.
— Porque la situación se repite…
— Porque la situación se repite. Como dije, esa descripción no es mía; la puedo compartir, la puedo aceptar… pero pienso que ese tipo de crítica a menudo aparece junto a otra descripción paralela sobre la banalidad del contenido de la comunicación. „Estoy caminando en Broadway mientras me como un Hotdog“ ¿A quién le importa? En seguida los críticos de la „histeria“ y la „adicción“ hacen esa pregunta.
— Y las imágenes… que circulan en las redes de los platos de comida… las fotos de los Spaghetti…
— Sí, bueno, debo reconocer que a veces a mí también me molestan un poco [risas]; pero aún así: en medio de este mundo cada vez más nervioso (o quizás siempre haya sido igual de nervioso), es un pequeño, insignificante y maravilloso mensaje que le dice a los demás: „¡Todavía estoy aquí!“ „¡Me interesa lo que están haciendo!“ „Creo que a Uds. también les puede interesar lo que yo estoy haciendo, les envío esta foto y sigo comiendo!“ Lo repito una vez más: es una forma de conectividad tranquilizadora en el medio inquietante del Ordenador.
— Y en este marco, si volvemos a preguntar ¿Cómo, bajo estas circunstancias, se puede construír una esfera pública funcional…? ¿Cómo hacemos? Quiero decir; un público que bajo estas circunstancias… cómo dijo Ud. mismo: es propenso a la falsificación, al Fake, a lo estéril, es propenso a… ¿Cómo decirlo? Propenso a cosas banales que son adictivas.
— Creo que aquí sirve olvidar el singular: no hablar de „el público“ o „la esfera pública“, sino de „los públicos“ y „las esferas públicas“ en entender que existe un publico político, un público estético, un público educativo, un público religioso… Existe hasta una esfera pública del derecho, por ejemplo. Eso implica que la gente sabe perfectamente cuál es su área de interés y siempre está en condiciones (siempre y cuando no esté operando en el estado de amenaza y sobreexigencia del que hablamos antes) siempre está en condiciones de switchear entre lo que está haciendo y lo que no está haciendo, y de observar si lo que está haciendo sigue teniendo sentido… Yo hablaría de „los públicos“ y „las esferas públicas“, en plural.. Y también me parece importante observar, como lo hizo el sociólogo Gabriel Tarde en 1910, me parece importante observar el proceso de retroacoplamiento que se produce entre el público (o si quiere: una parte del público) y su proveedor de opinión correspondiente (por ejemplo el teatro, o el partido, o la iglesia, o cualquier productor de informacion que se le ocurra); un proceso de retroacoplamiento que se produce en un sendero muy angosto y que produce choques y fenómenos de control de aquello que se considera interesante, controlable, productivo; qué es entretenimiento, qué es publicidad, qué es quizás una noticia que amenaza con cambiar cosas o dar lugar a otras… En definitiva, no me importa tanto esa esfera puntual de lo público como representación de la sociedad en su conjunto, ni el desarrollo de una racionalidad social, como lo postula Habermas; si no que por el contrario, confío más el el conjunto de todos los públicos, cada uno de los cuales persigue intereses muchas veces irracionales, pero que en su interacción pueden potenciarse y frenarse unos a otros.
— Y que sin embargo conforman una serie, un „ensamble“ de esferas públicas…
— Funciona, sí, pero en el sentido que de extisten, de que „son„. No me animo a afirmar que cumplan una función positiva para algo, más allá de concentrar atención.
— Su perspectiva también está marcada por, o por lo menos Ud. hace incapié en su libro, que la digitalización de la sociedad… Que la expresión „Digitalización de la Sociedad“ funciona en dos direcciones: La sociedad es digitalizada; y la digitalización es socializada, podría decirse…
— La sociedad es el actor de la digitalización, de alguna manera hay que poner en marcha el aparato digital… hay una ejemplo muy bonito: en los hospitales de este mundo el ordenador tardó cuarenta años en pasar de los sótanos de los centros de cómputos a la cama del paciente… Cuarenta años…. quiere decir que hubo un actor que estaba interesado utilizar ordenadores; y al mismo tiempo (lo muestra la historia) el ordenador es el medio que digitaliza la sociedad(„Sociedad“ en genitivo objetivo). Y uniendo estos dos fenómenos, al final, nos encontramos con una sociedad que se digitaliza a sí misma. Así, nosotros estamos en control…
— Nosotros en el sentido de „Nosotros los seres Humanos
— Nosotros los seres Humanos en esta Sociedad, en donde al mismo tiempo estamos hablando (¡y con razón!) de que los ordenadores son los que determinan cómo interactuamos con los ordenadores
— Llegados a este punto quisiera que pudiera extenderse un poco sobre el tema, sobre todo pensando en el subtítulo de su libro, que suena ta poético… „El hueco que deja el ordenador“, en referencia a Alexander Kluge y su libro „El hueco que deja el diablo“… Aquí el diablo es el ordenador. ¿Cuál es el hueco que deja el ordenador?
— El hueco que deja el ordenador es el hueco en el que la sociedad, con sus formas tradicionales de la Política y la Economía, de la Justicia y de la Religión, etc., de la Familia, con esas formas heredadas, intenta modificar o conservar esa tradición, a favor de una vida con el ordenador y en el ordenador. Dicho más claramente: ningún software, ningún algoritmo puede decirnos cual ha de ser el correcto funcionamiento de la economía o de la política o de la familia; los aparatos digitales y los medios electrónicos están a la espera de que a esta sociedad se le ocurra una idea sobre cómo ensamblar todo, sobre cómo usarlos.
— ¿Es una llamada a la Libertad Humana? ¿A a capacidad de acción?
— Sí, quizás, pero yo no quisiera enfatizarlo tanto porque esa libertad está limitada por las posibilidades técnicas, que están en gran parte predeterminadas
— El hueco que deja el ordenador no es demasiado grande entonces…
— El hueco que deja el ordenador es solo el hueco del diseño de ciertos paquetes de software, y de la utilización de esos paquetes de software… En el hueco que deja el ordenador no hay lugar para preguntarse si podemos esquivar o evitar el ordenador. Ya no podemos.—
  1. En la traducción intenté mantener el carácter oral de la entrevista, lo que no pocas veces desembocó en repeticiones y una cierta falta de coherencia estilística que espero sepan disculpar.
submitted by jupixweb to filosofia_en_espanol [link] [comments]